PARA IR A LOS ARTÍCULOS, OPRIME EL TÍTULO DE CADA UNO DE ELLOS

¿Sabes qué significado encierra aquella Escala que en sueños contempló Jacob? Esta Escala representa la vida y la evolución de los espíritus; el cuerpo de Jacob dormía en el momento de la revelación, pero su espíritu se encontraba despierto. Él se había elevado hacia el Padre, buscando como medio la oración y al penetrar su espíritu en las regiones de luz, alcanzó a recibir un mensaje celestial que quedaría como un testamento de revelaciones y verdades espirituales para su pueblo, que es toda la humanidad, porque Israel no es nombre material sino espiritual.

Jacob veía que aquella escala estaba apoyada en la Tierra y que su cúspide tocaba el cielo; esto indica el camino de elevación espiritual que empieza en la Tierra a través de la carne y termina fundiendo su luz y su esencia con la de su Padre, fuera de toda influencia material. Vio el patriarca que por aquella escala subían y descendían ángeles, representando ello, el incesante y continuo ir y venir de los espíritus en pos de la luz, o también en misión de restituir y de purificarse, para elevarse un poco más al retornar al mundo espiritual. Es el camino de evolución espiritual que conduce al perfeccionamiento; por eso Jacob contempló en la cumbre de la escala la forma representativa de Dios, indicando que Él es la meta de nuestra perfección, de nuestras aspiraciones y el supremo galardón de infinitos goces, como representación de arduas luchas, a los prolongados sufrimientos y a la perseverancia por llegar al seno del Padre.

En las vicisitudes y en las pruebas, el espíritu encontrará siempre la oportunidad de hacer méritos para ascender. Ahí, en cada prueba, ha estado siempre representada la Escala de Jacob, invitando a cada uno de nosotros a subir un peldaño más. Gran revelación fue la visión de Jacob, porque en ella se nos habla de la vida espiritual en un tiempo en el que apenas se iniciaba el despertar del espíritu hacia el culto a lo divino, a lo elevado, a lo puro, bueno y verdadero; este mensaje no puede ser tan sólo para una familia, ni siquiera para un sólo pueblo; su esencia es espiritual y por lo tanto es universal. Por eso mismo la voz del Padre dijo a Jacob: “Yo soy Yahvé, el Dios de Abraham y el Dios de Isaac, la tierra en que os encontráis os la daré a vos y a vuestra simiente y esa simiente será como el polvo del mundo y os extenderéis hacia el occidente y el oriente, y al norte y al medio día y todas las familias de la Tierra serán benditas en vos y en vuestra simiente”.

Busquemos siempre que el retorno al Padre sea a través de un camino recto trazado por el amor, no dejemos que las penas y sobre todo los malos hábitos hagan nuestro camino más largo y penoso, ¿Por qué retrasar sentir y vivir la verdadera paz y la felicidad? ¿Por qué tanto empeño en posponer día a día dando pretextos diciendo que aún no es tiempo, o que después de esto o aquello encaminaremos nuestros actos al bien? Y no es porque nuestros actos sean precisamente malos, pero si los podríamos calificar como superfluos o intrascendentes.

No hay mayor gozo que sentir la presencia de Dios en nosotros, démonos cuenta que su amor y presencia está en nuestro corazón, sólo falta que descubramos que siempre ha estado ahí.

Catequesis del Papa sobre el Don de la Sabiduría (09/04/2014)

Este 9 de abril, el Papa Francisco inició un nuevo ciclo de catequesis, dedicadas a los dones del Espíritu Santo comenzando con el de la Sabiduría. Esta Sabiduría no es una persona que sabe todo, sino que sabe cómo actúa Dios, cuándo una cosa es de Dios y cuándo no es de Dios.

Audiencia General (16/04/2014)

Jesús aparece en la cruz como un derrotado, pero Él carga el mal sobre sí para vencerlo. Es un misterio desconcertante cuyo secreto es que Dios nos ama tanto que nos ha dado a su Hijo, afirmó el Obispo de Roma en la catequesis sobre Semana Santa el miércoles 16 de abril, ante una plaza de San Pedro repleta de peregrinos.

RESUMEN EN VIDEO (13/04/2014)

Celebración del Domingo de Ramos

En la celebración del Domingo de Ramos, el Santo Padre Francisco, llevando el báculo pastoral que le donaron los presos de la cárcel italiana de San Remo, presidió la procesión y bendición de las palmas antes de celebrar la Santa Misa, con miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

Ángelus del 13/04/2014

Al finalizar la Misa del Domingo de Ramos, tuvo lugar la entrega de la Cruz de la JMJ por parte de los jóvenes brasileños a sus compañeros polacos. Una tradición instituida hace casi treinta años por el Papa Juan Pablo II, que pidió a los jóvenes que la llevaran por todo el mundo como signo del amor de Cristo por la humanidad.

Síguenos en Twitter